9 errores que no deberías cometer jamás en tu dormitorio

9 errores que NO debes cometer en tu dormitorio

Si hay una estancia en el hogar que es la más importante de todas para tu descanso y rela, esa es el dormitorio. Es nuestro rincón más personal donde desconectamos y reflejamos nuestra personalidad con más fuerza.


Por ello, debe transmitir paz y tranquilidad. Pero esto no es fácil de conseguir. Quizá estemos cometiendo una serie de errores que pensamos que son correctos. Para ayudar a que te des cuenta de ellos, hoy en VIVAREA te hemos recopilado los 9 errores más recurrentes en dormitorios. ¿Cuantos cometes tu?

1- Fuentes de luz insuficientes

Aunque solo estemos en el dormitorio un rato por la tarde y por la noche, no debemos pensar que con una fuente de luz será suficiente. De hecho, una lámpara colgante es insuficiente. Lo mejor que puedes hacer es apostar por colocar pequeñas luces cerca de la cama que nos permitan crear un ambiente cálido y acogedor, además de otorgar funcionalidad. La mejor opción son las lámparas regulables de brillo.

2- Una cama sin vida

Es la protagonista indiscutible de tu dormitorio. Por tanto, hay que pensar que quizá vale la pena invertir en una que sea buena y cómoda. Y no sólo eso, el colchón debe ser adecuado que apueste por textiles confortables, transpirables, de calidad y con un diseño bonito. Si quieres un extra en comodidad, apuesta por un nórdico o colcha mullida, así como cojines que alegren el ambiente.

3- Tener el dormitorio en la habitación más pequeña

Existen personas que, al creer que en el dormitorio solo pasan tiempo para dormir, lo releguen a la habitación más reducida de la casa. Esto es un grave error. Si queremos que nuestro dormitorio sea un espacio donde podamos relajarnos y renovar energías, vas a tener que pensar en establecerlo en un lugar amplio. En ocasiones, la distribución de los muebles puede cambiar y determinar la atmósfera. Por ejemplo, si colocas la cama junto a la ventana, te despertarás cada día con la luz del sol y una bonita vista.

4- La habitación está amueblada solo para dormir

No te equivoques, el dormitorio no es solo para dormir. Puede ser también un espacio de refugio y un oasis de paz y relajación. Por ello, te aconsejamos que coloques junto a la cama, por ejemplo, un sillón cómodo en el que poder disfrutar de una taza de café, un buen libro o una pequeña siesta.

5- Un espacio sin personalidad

No caigas en la tentación de copiar diseños de las revistas o de la televisión. No es cuestión de crear un espacio perfecto, sino que la estancia debe reflejar nuestra personalidad y carácter. Solo así será nuestro rincón personal. Atrévete y utiliza tus colores favoritos, patrones o materiales, aunque sean los menos vistos. Ya sea ecléctico, minimalista o clásico, la idea es que tu dormitorio sea tan único como tú.

6- Pasar por alto las cortinas

Las cortinas pueden ser nuestras aliadas en la decoración si sabemos cómo colocarlas y utilizarlas. Debes tener en cuenta cuáles favorecerán más tu espacio. Si quieres que la luz penetre de forma intensa, elige tejidos y colores livianos; si prefieres evitarlo, apuesta por tejidos más gruesos. Eso sí, si tu dormitorio es pequeño, lo mejor que puedes hacer es elegir cortinas lisas. Las estampadas tienden a empequeñecer visualmente los espacios.

7- Decoración poco adecuada

Una cosa está clara: la decoración adecuada la eliges tú. Precisamente por eso te pedimos que le des una vuelta de tuerca a tu dormitorio y añadas una decoración más acogedora: alguna foto de un momento especial, una planta, velas, detalles o souvenirs No recargues mucho la estancia, limítate a añadir cuatro o cinco toques personales.

8- Ropa de cama de poca calidad o con un diseño poco acertado

El colchón es lo que sostiene nuestro cuerpo mientras descansamos. Está bien que le demos importancia, pero no debemos olvidarnos de la ropa de cama. La funda del nórdico o las sábanas son también importantes: deben ser de buena calidad para facilitar nuestro descanso. Además, si elegimos un diseño bonito, mucho mejor. Y no dudes en invertir en calidad. Recuerda: más vale tener dos fundas nórdicas buenas que cuatro de mala calidad. Lo barato sale caro.

9- No tener nada o muy poco espacio de almacenamiento

Da igual si tu dormitorio es grande o pequeño. Una cierta cantidad de espacio de almacenamiento es importante y que todos necesitamos.  Siempre se agradece un armario o unas estanterías en las que guardar libros o poner fotos. O a veces es suficiente con colgar una tabla en la pared que nos de almacenamiento adicional. Nuestro dormitorio respirará y nos lo agradecerá.

Finalizado nuestro recopilatorio, te preguntamos: ¿habías metido la pata en algunos de estos puntos? No te preocupes, para aprender hay que equivocarse. Seguro que a la próxima, no volverá a ocurrir. Recoge estos consejos y no dudes en aplicarlos en ese pequeño rincón personal.

Y para estar seguro de no equivocarte, ven a cualquiera de las más de 80 tiendas repartidas por toda España y seguro que así no te equivocas.

 

¡Te estamos esperando!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *