¡Sácale partido a tu pequeño comedor!

¡Sácale partido a tu pequeño comedor!

¿Tienes una casa pequeña y, por ende, un comedor que dista muy poco del tamaño de una caja de zapatos? Pues lo que tienes en realidad es un reto frente a ti, el de hacer que ese pequeño comedor parezca mucho más amplio y nos permita sacar de él el máximo provecho.


El truco es muy simple, y en VIVAREA  te contamos cómo: Elige los muebles apropiados y evitarás que te coman el espacio que no tienes y que te dejen la sensación de que no te cabe prácticamente nada. Por ello, a la hora de decorar será muy importante colocarlos con ingenio y jugar con pequeños trucos como utilizar colores claros que nos den una buena iluminación y una sensación de amplitud.

Sin necesidad de gastar una gran cantidad de dinero, ni realizar una sola reforma que nos ponga el salón patas arriba, se puede disfrutar de un comedor perfecto. Si quieres saber cómo, no dudes en seguir leyendo. Toma nota de todo:

  1. Menos siempre es más

Es una verdad universal que a la hora de decorar nos venimos tan arriba que no concebimos colocar tan solo unos pocos objetos decorativos. “No pueden quedar paredes vacías o estanterías libres”, pensamos, y esto es el principal error y el que, a fin de cuentas, más vamos a lamentar. Si invadimos un espacio que no nos sobra con tantos objetos, solo vamos a agudizar la sensación de pequeñez y de agobio del comedor.

La solución: Si necesitas poner muchas cosas en el comedor, y no quieres quitar nada, en ese caso procura que sea transparentes, o lo más ligeras posibles. De esta manera no dará tanta sensación de agobio.

  1. Espejos que amplían

Los espejos son el mejor aliado de los espacios pequeños, ya que crean una sensación de profundidad y potencian la amplitud de cualquier sala, incluido el comedor. Donde mejor funcionan es en salones con poca luz natural porque el reflejo de la luz en los espejos puede resultar molesto.

No todos los espejos funcionan igual, los que tienen marcos ofrecen una bonita estampa decorativa; mientras que los que van de lado a lado de la pared, producen un efecto multiplicador.

Para evitar que se creen confusiones de perspectiva, es conveniente que sean ligeramente opacos y tengan algún tipo de división. Una ventaja de este tipo de espejos es que si se rompe, tan solo hay que reemplazar una parte de él.

  1. Las ventajas de las mesas plegables

Cuando tenemos tan poco espacio, los muebles plegables son una opción que tenemos que barajar sí o sí. Por ejemplo, muchas personas se acostumbran a comer en la cocina para no tener que trasladar la vajilla de un lado a otro, por ello, la mejor alternativa para disponer de espacio cuando se está cocinando y poder comer ahí es optar por muebles que puedan “aparecer y desaparecer”, es decir, que se puedan plegar para que no ocupen sitio. Entre ellos, podemos encontrar mesas que aparecen de los módulos de la cocina, adosadas a la pared o sillas plegables que puedes cambiar de habitación fácilmente, hasta el comedor. 

  1. Tu pared como biblioteca

Todos nos enamoramos de la biblioteca que aparece en La Bella y la Bestia, pero si no vivís en un castillo es un poco difícil tener una de tales dimensiones. Una solución práctica es adaptar las paredes para que sirvan de biblioteca, o para guardar adornos y accesorios. Con unos tabiques divisores, de pocos centímetros de profundidad, basta.

En las baldas, no solo puedes almacenar libros, también sirve para platos, fuentes o cualquier elemento de menaje. Las necesidades de tu comedor, mandan.

  1. Luz natural, por favor

Si tienes luz natural, ¡aprovéchala! Con una decoración basada en colores claros en techos, paredes y suelos, como el blanco, el crema o los marrones claros, se potenciará mucho más la amplitud de tu comedor. Así, la luz natural que entra por la ventana se expande por todo el ambiente con facilidad.

  1. Muebles prácticos y multifuncionales

La solución nunca es comprar más muebles, sino que los pocos muebles de los que dispongamos nos sirvan para más de una función. Por ejemplo, las consolas extensibles, que mientras están cerradas no ocupan sitio en un rincón del comedor, pero luego se abren y pueden albergar a muchos comensales. Tantos como te quepan en tu salón comedor.

Así que ya sabes, tener un comedor pequeño, no es sinónimo de tenerlo mal decorado o mal distribuido. Y si a pesar de estos consejos, no acabas de verlo claro, y quieres ayuda de expertos en el sector, en ese caso, te invitamos a venir a una de nuestras muchas tiendas repartidas por toda España.

¡¡Estaremos encantados de poder asesorarte, inspirarte e ilusionarte con tu hogar!!

Leave a Reply