¿Cómo iluminar un dormitorio infantil?

La luz es la vitamina de cualquier espacio, más en las habitaciones infantiles. Concentración, imaginación, creatividad, juegos. Todo tiene que fluir en ese espacio que precisa de mucha luz. Parece complejo llegar a ese punto, pero hoy en el blog te vamos a allanar el camino para iluminar tu dormitorio infantil de sobresaliente. 


Iluminar un dormitorio infantil es vital para la vida de los niños que lo habitan.  Y tan importante como la luz artificial es la natural. Los rayos que entran por la ventana son como alimento para ellos. Potencian su desarrollo y le cargan las pilas para el resto del día. ¿Sabes cómo sacar el máximo provecho a ambas? Tranquilo, hoy desde Vivarea te ofrecemos los mejores consejos para que el dormitorio de tu pequeño sea un remanso de paz y luz. ¡Vamos a por ello!

Potencia los puntos de entrada de luz

En un dormitorio infantil se tiene que aprovechar al máximo la luz natural. Los juegos no serán lo mismo si tienen que forzar la vista en encontrar ese peluche, muñeco, Barbie o Action Man. De esta modo, las cortinas deberán ser ligeras, traslúcidas y de colores claros. Todos estos factores harán que el sol campe a sus anchas por este espacio.

También podemos  jugar con los elementos decorativos. ¿Cómo? Colocando espejos en zonas en los que se proyecte la luz natural, por ejemplo, o decorando las paredes con un color blanco o azul.

Cualquier detalle decorativo que capte luz equivaldrá a más vitamina D para lo peques de la casa.  Y ya sabemos que su salud es lo primero.

dormitorio infantil

 

¿Luz general y puntual? Ambas

Como los adultos, los pequeños de la casa también necesitan una lámpara para cada actividad. No es lo mismo hacer sumas y restas que viajar hasta el espacio a bordo de una nave.

Por ello, existen dos tipos de luces: la general y la puntual. ¿En qué se diferencian? La general suele ser la típica lámpara de techo. Uniforme, ofrece una luz general a todo espacio. Por el contrario, la puntual debe ir dirigida a un determinado espacio de la casa. Las lámparas de noche, el flexo del escritorio o los focos de luz dentro del armario son las que cumplen con esta necesidad.

¿Cuál escoger? Fácil, todas. Combinándolas crearás diferentes ambientes y potenciarás la concentración y relajación. Las lámparas de techo servirán para iluminar esos campos de fútbol improvisados sobre la alfombra. Concluido el tiempo de juego, la lámpara de noche les hará dormir a pierna suelta.

Antes de instalarlos, ten muy en cuenta los cables. Los pequeños curiosean y un enchufe nuevo es para ellos como el primer café por las mañanas para nosotros. No se pueden resistir, por lo que combine cubrirlos.

Buscar una mejor iluminación del dormitorio sin  velar por la seguridad no vale de nada.

 

Opta por la luz led

Y si con la seguridad seguimos, la luces led son vitales para cualquier dormitorio infantil. No las recomendamos por ser baratas, sino porque son mucho menos peligrosas. ¿El motivo? No se calientan ni emiten calor. Un aliciente si buscamos que no haya ningún chispazo ni cualquier otro contratiempo.

En la habitación, los pequeños se convierten en cocineros, exploradores, reyes o reinas de la belleza. Pasan la mayor parte del día imaginándose en desfiles de moda de alta costura o escalando esa improvisada montaña-estantería. Es un tiempo muy preciado y cualquier precaución es poca.

Cuida la temperatura de color e intensidad de la luz

En el dormitorio infantil, la ausencia de actividad es casi imposible. El pequeño de la casa revolotea por los rincones, hace los deberes, juega y duerme. Es para él su parque temático personal, aunque a veces la diversión se sustituya por las tareas. Por ello, es fundamental jugar con la intensidad de la luz y las temperaturas de la luz.

Para crear esta atmósfera,  se recomiendan encarecidamente las luces amarillentas, del espectro ámbar. Su calidad, similar a los rayos del sol, hará brotar la imaginación y potenciará la sensación de confort.

En cuanto a los números, la mejor es una cálida (3.000 k) con una potencia media de 20 w. 

La creatividad al poder

Iluminar el dormitorio infantil se tiene que traducir en mayor diversión. En un sitio de recreo, la monotonía no está permitida y decoración e iluminación tienen que despertar su curiosidad y adecuarse a su gusto personal. Dale el capricho y cómprale esa lámpara de Batman, Buzz Lightyear o cualquier otro personaje de sus dibujos animados favoritos.

Como Andy en Toy Story, el diseño de estos elementos decorativos le ayudará a crear historias ocurrentes y muy graciosas al calor de su preciosa habitación. 

Iluminar un dormitorio infantil está en vuestras manos. Un abanico de posibilidades con luz están a tu alcance y todas ellas son gratificantes. Si quieres llevarte gratas sorpresas jugando con la iluminación, contacta con nosotros o visita nuestra tienda online. Estaremos encantados de ayudarte en todo lo que esté en nuestra manos.

Iluminación, dormitorio infantil y confort es un tándem perfecto. ¿Te atreves a alcanzarlo?

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *